Programa de Desarrollo Emprendedor

Newsletter 58 – Enero/Febrero 2017

Por qué el Estado debe ser emprendedor

febrero 16, 2017

En el sitio evonomics.com, la economista Mariana Mazzucato trata el tema de la innovación en el vínculo Gobierno – empresas. Entre otras cosas, afirma que “si bien el Estado debe asumir riesgos, no debería simplemente absorber el riesgo del sector privado, sino asumir el tipo de riesgos que el sector privado no está dispuesto a tomar, y obtener dividendos al tomar esos riesgos”. El artículo es una adaptación de su libro “The Entrepreneurial State: Debunking Public vs. Private Sector”.

Al tratar de promover el crecimiento impulsado por la innovación, es fundamental comprender las importantes funciones que pueden desempeñar tanto el sector público como el privado. Esto requiere no sólo entender la importancia del “ecosistema” de la innovación, sino sobre todo lo que cada actor aporta a ese sistema.

(…)

Para entender el papel fundamental del Estado en asumir los riesgos presentes en el capitalismo moderno, es importante reconocer el carácter “colectivo” de la innovación. Diferentes tipos de empresas (grandes y pequeñas), diferentes tipos de financiación y diferentes tipos de políticas, instituciones y departamentos del Estado interactúan a veces de maneras impredecibles, pero seguramente contamos con vías para ayudar a dar forma a los fines deseados.

(…)

Durante años hemos sabido que la innovación no es sólo un resultado del gasto en I + D, sino del conjunto de instituciones que permiten difundir nuevos conocimientos en toda la economía. Los vínculos dinámicos entre la ciencia y la industria son una de las maneras en que se apoya la innovación, pero los ejemplos de mi libro El Estado Emprendedor han demostrado que los “vínculos” pueden ir mucho más lejos y extenderse décadas atrás. Se hace mucho más difícil seguir visualizando el proceso de innovación como algo que se produce a través de actividades separadas y aisladas del Estado y la empresa.

Pero en lugar de introducir nuevas palabras de moda, como los ecosistemas de innovación, para describir el proceso innovador, ahora es más importante que nunca comprender la división del trabajo “innovador” entre los diferentes actores de estos sistemas y, en particular, el rol y compromiso de cada actor en el contexto del panorama de riesgo dentro del cual están operando. Si bien el Estado debe asumir riesgos, no debería simplemente absorber (o incluso mitigar) el riesgo del sector privado, sino asumir el tipo de riesgos que el sector privado no está dispuesto a tomar, y también obtener dividendos al tomar esos riesgos.

(…)

Precisamente debido a su carácter distinto (del negocio), el Estado no puede tener un papel «exacto» y «limitado» en la innovación (una especie de equilibrio). Aceptar esta diferencia significa que necesitamos una manera de entender tanto el área específica de influencia del Estado como los indicadores específicos de desempeño que son necesarios para juzgar sus actividades. Por ejemplo, si bien el financiamiento para el avión Concorde (el ejemplo usual que se utiliza para acusar al gobierno de “recoger a los ganadores”) puede ser visto como un fracaso, una comprensión real del desempeño del Estado en esa empresa debería ir más allá de un análisis de costo y tener en cuenta los efectos indirectos tangibles e intangibles que implicaban las inversiones en Concorde. ¿Se ha hecho esto alguna vez? No, y sin embargo parece que todo el mundo está de acuerdo en que fue un fracaso masivo. Además, las inversiones del Estado deben evaluarse como una cartera intertemporal a largo plazo. Una vez más, esto es algo todavía por hacer (y de hecho, parte de mis proyectos de investigación en curso).

(…)

Basarse única y estrictamente en Keynes es aceptar que el papel del Estado es el balance de cuentas, como bien podría financiar la búsqueda inútil para los billetes de banco en una mina de carbón abandonada. A raíz de la sabiduría de Steve Jobs, que se ha mencionado anteriormente, el Estado podría “permanecer tonto” en su búsqueda del desarrollo tecnológico y la resolución de problemas sociales. Sin embargo, si el Estado está haciendo una inversión en Internet o en energías limpias en nombre de la seguridad nacional (después de haber imaginado la nueva “amenaza”) o en el nombre del cambio climático (o la “independencia energética”), puede hacerlo a una escala y con herramientas que no están disponibles para las empresas (es decir, los impuestos, las regulaciones). Si el obstáculo central para la inversión empresarial en la nueva tecnología es que no vayan a realizar inversiones que pueden aportar beneficios para el “bien público” (ya que no puede capturar entonces la mayor parte del valor creado), por lo tanto es esencial que el Estado lo haga y se preocupe de cómo transformar estas inversiones en un nuevo crecimiento económico posterior.

(…)

La historia de los nuevos sectores nos enseña la tendencia de los  inversionistas privados a esperar que las inversiones tempranas de alto riesgo las haga por primera vez el Estado. De hecho, a menudo los gastos del Estado han absorbido la mayor parte del riesgo real y la incertidumbre en la aparición de nuevos sectores, así como en áreas particulares de los sectores antiguos (por ejemplo, nuevos medicamentos en la actualidad). Sin embargo, los rendimientos de estas inversiones estatales “revolucionarios” han sido casi totalmente privatizados. Si bien esto es especialmente evidente en la industria farmacéutica, donde los medicamentos que se financian con el dinero de los contribuyentes son a menudo demasiado caros para los mismos contribuyentes a la hora de comprarlos, es también cierto en otras áreas de alta tecnología, en empresas como Apple, que han recibido grandes beneficios de fondos públicos, tanto directos como indirectos, en la gestión para evitar el pago de sus impuestos.

Tres implicaciones clave surgen de este análisis.

En primer lugar, no es por supuesto suficiente hablar sobre el “Estado empresario”; hay que prestar atención a las instituciones y organizaciones concretas del gobierno que son capaces de crear estrategias de crecimiento a largo plazo y dar la “bienvenida” al fracaso inevitable que ello implicará. De hecho, no es una coincidencia que los países más débiles de la Zona Euro son precisamente aquellos que tienen pocos gastos en áreas que parecen costosas, pero que traerá el crecimiento en el futuro: áreas como I + D y la formación de capital humano. Sin embargo, se les dice que gastan demasiado. Y mientras que la “gobernabilidad” se utiliza a menudo como una razón para imponer las reformas de mercado, en realidad el gobierno debería tratar de generar la experiencia conjunta y crear disposición a invertir en alto crecimiento, y en áreas  de alto riesgo. Como cualquiera que haya trabajado en el sector privado sabe, hay un montón de procesos ‘burocráticos’ e inerciales. No hay nada en el ADN del sector público que lo haga ser menos innovador que el sector privado. Pero igualmente, fomentar la innovación y la creatividad en el sector de las instituciones públicas requiere pensar en la dinámica organizacional. En cambio, al desestimar la capacidad del sector público para ser una fuerza innovadora desde dentro, la mayoría de los pensadores sobre la gestión estratégica y cambio organizacional se han enfocado más en el sector privado, dejando al sector público centrarse simplemente en “crear las condiciones” para que la innovación suceda en el sector privado “revolucionario”. Pero esto ha creado una profecía autocumplida, donde los más inteligentes graduados jóvenes piensan que será más emocionante y divertido trabajar en Goldman Sachs o Google que en el banco de inversión del Estado o en el Ministerio para la Innovación. La única manera de reequilibrar este problema es actualizar, en lugar de degradar, el estado de Gobierno en las palabras y las imágenes que lo describen.

(…)

En segundo lugar, si se le pide al Estado participar en un mundo de incertidumbre, con las inevitables victorias y derrotas (que también caracterizan al capital de riesgo privado). Entonces es justo que cuando las victorias lleguen, también haya un retorno para cubrir las pérdidas. Es decir, mientras que el Estado no debe esperar un retorno financiero para su gasto en bienes públicos como la educación y la asistencia sanitaria, las inversiones de alto riesgo del Estado no deberían ser considerados de manera diferente, y se le debería permitir cosechar el retorno directo precisamente porque la tasa de fracaso es tan alta. El éxito de ‘ganar’ en las inversiones del Estado no debería ser la de sacar provecho, sino las de cubrir las pérdidas que puedan surgir, así como los fondos de inversiones a futuro, aún hoy impredecibles. Mientras que la privatización de las ganancias y la socialización de las pérdidas en el sector financiero han sido reconocidas como ineficiencia económica e injusticia social, asimismo  la asimetría se produce en la economía real, tanto para las empresas de nueva tecnología, como para las firmas más maduras que necesitan la inversión externa, lo cual ha pasado desapercibido. La relación riesgo-recompensa más clara, no sólo aumentará los ingresos del  gobierno (…), sino que también permitirá a los contribuyentes  ver una recompensa más clara de sus inversiones y por lo tanto ayudará a aumentar el apoyo político necesario para la realización de inversiones que permitan a largo plazo el crecimiento futuro.

En tercer lugar, al centrarse en el papel que el Estado juega a lo largo de un panorama de riesgos lleno de baches, actuando activamente y con valor en lugar de sólo “evitar el riesgo para el sector privado y la corrección de las fallas del mercado”, se evidencia que tiene el potencial para informar mejor las políticas que se dirigen hacia otros actores en el “ecosistema” de la innovación. Esto es importante debido a que, en lo esbozado anteriormente, parte de socavar el papel del Estado ha sido el ‘surgimiento’ de la función de otros actores, de las pyme al capital de riesgo o los accionistas.

(…)

Vivimos en una era en la que el Estado se está recortando. Los servicios públicos están siendo reubicados, los presupuestos estatales están siendo recortados y el miedo en lugar del coraje es lo que determina muchas estrategias nacionales. Gran parte de este cambio se está haciendo en nombre de que haya mercados más competitivos y más dinámicos. El Estado emprendedor es un llamado abierto para cambiar la forma en que hablamos sobre el Estado, su papel en la economía y las imágenes e ideas que usamos para describir su papel. Sólo entonces podremos empezar a construir el tipo de sociedad que queremos para nosotros y para nuestros hijos, de forma que haga a un lado los falsos mitos sobre el Estado y reconozca cómo se puede, cuando la misión es impulsada y organizada de una manera dinámica, resolver los problemas complejos de poner un hombre en la Luna o enfrentar el cambio climático. Y necesitamos el valor de insistir -a través de la visión y la política específica de instrumentos- que el crecimiento que se desprenda de las inversiones subyacentes no sólo debe ser “inteligente”, sino también “inclusivo”.

Fuente (en inglés): http://evonomics.com/economist-debunks-huge-free-market-governments/

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *