Programa de Desarrollo Emprendedor

Newsletter 78 - 2020

La recuperación económica necesita que la voz de los emprendedores sea escuchada en el nivel más alto del gobierno

diciembre 14, 2020

Colin Mason, profesor de emprendimiento en la Adam Smith Business School de la Universidad de Glasgow y miembro del Comité Consultivo de Prodem, es un referente mundial en el estudio del emprendimiento. En la presente columna señala los errores y omisiones en el diseño de políticas de apoyo al emprendimiento, en el marco de la crisis del Covid-19. 

Las voces de las comunidades médica y de salud pública han dominado los consejos tanto para Westminster como para los gobiernos delegados, sobre cómo responder a la crisis del coronavirus. La voz de la comunidad empresarial, en cambio, ha sido marginada. Esto ha tenido dos consecuencias:

  • Las compensaciones que los gobiernos han hecho en sus decisiones han sido impulsadas por la necesidad de proteger la salud pública, que se ha priorizado sobre los costos de cerrar gran parte de la economía (y también los riesgos sociales, educativos y de salud). Como muestra Suecia, una compensación diferente que implica un enfoque más ligero para controlar el coronavirus ha resultado en consecuencias económicas menos dañinas y niveles de mortalidad excesivos que son más bajos que otros países europeos que se han bloqueado.

  • Muchas de las iniciativas para apoyar a las empresas durante la crisis del coronavirus se han diseñado y ejecutado de manera deficiente, debido a la falta de comprensión dentro del gobierno sobre cómo funcionan las empresas. En particular, dominó un enfoque de “talla única” con el resultado de que muchas empresas no eran elegibles para recibir ayuda.

Pero el hecho de que la voz de la comunidad empresarial no se escuche al más alto nivel de gobierno es una característica a largo plazo. El reciente informe Higgins sobre la recuperación económica de Escocia ha puesto de relieve la preocupación del sector empresarial privado de que el gobierno escocés “no se preocupa lo suficiente por ellos” y no los apoya lo suficiente.

De manera más general, se critica que el gobierno escocés no ha apoyado tanto a las pequeñas empresas como en el caso de Inglaterra.

Sin embargo, el propio informe Higgins puede ser criticado por ignorar el papel que debe desempeñar la actividad empresarial en la recuperación económica y cómo apoyarla. Esto puede atribuirse, al menos en parte, a la composición de su grupo de trabajo de siete miembros que no incluía a ningún emprendedor.

Está ampliamente aceptado que la recuperación económica posterior al coronavirus será impulsada por emprendedores que inicien, desarrollen y amplíen empresas. Hay numerosos ejemplos de grandes empresas que se iniciaron en recesiones anteriores. Pero esto se pondrá en riesgo si el entorno político no es propicio. Por lo tanto, es esencial que la voz de la comunidad empresarial se escuche y se comprenda en el nivel superior del gobierno.

Este es particularmente el caso de Escocia y las otras naciones descentralizadas, que han mostrado un desempeño empresarial más débil durante un largo período de tiempo que se refleja en bajas tasas de creación de empresas y bajas proporciones de empresas de alto crecimiento.

Por lo tanto, tanto Escocia como las demás naciones descentralizadas deberían considerar seriamente seguir el ejemplo de los estados australianos de Queensland y Australia del Sur mediante el establecimiento de una Oficina del Empresario Jefe (OCE).

De manera análoga a la oficina del Director Científico, la OCE está dirigida por un empresario exitoso (que no recibe remuneración financiera) y cuenta con el apoyo de un consejo asesor independiente y su propio personal. Tiene dos roles clave.

En primer lugar, es un defensor dentro del gobierno de la importancia y la contribución del espíritu empresarial y proporciona asesoramiento estratégico para dar forma a políticas de apoyo y eliminar los impedimentos para la creación y el crecimiento de empresas. Dado que muchos gobiernos y agencias influyen en el espíritu empresarial, la capacidad de la OCE para trabajar en todo el proceso de políticas gubernamentales es fundamental.

En segundo lugar, impulsa la creación de un entorno que apoye a los empresarios actuales y aspirantes a lograr sus ideas y ambiciones, reconociendo que el apoyo debe ser diverso en términos de los tipos de asistencia disponibles y las organizaciones que brindan este apoyo.

Fundamentalmente, el objetivo es crear un entorno empresarial en el que todas las empresas competitivas puedan tener éxito: la OCE es agnóstica en términos de sector, tipo de negocio y ubicación.

Se requieren políticas de apoyo bien diseñadas, basadas en un conocimiento profundo de los negocios, para permitir que los empresarios impulsen la recuperación económica. Esto requiere que la voz de la comunidad empresarial se escuche en el nivel superior del gobierno y que esto se convierta en acción. La creación de una oficina del empresario jefe garantizará que esto suceda.

One comment
  1. Francisco

    Muy buen artículo de Colin Mason

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *