Programa de Desarrollo Emprendedor

Newsletter 47 – Junio 2015

6 mitos sobre el Venture Capital

junio 14, 2015

La vieja mirada que son la salvación y la única opción para iniciar una empresa, es completamente revaluada en este artículo, abordando solo seis mitos, nos deja ver la realidad actual de los Venture Capital.

Steve Jobs, Mark Zuckerberg, Sergey Brin: Celebramos los éxitos de estos empresarios, igualmente exaltamos los Venture Capital que respaldaron a sus empresas en etapa de start-up y participaron de la fase de crecimiento. Las firmas de capital de riesgo bien conocidos tales como Kleiner Perkins y Sequoia han cultivado una mística de marca en torno a su capacidad de encontrar y financiar las empresas jóvenes más exitosas. Forbes identifica los principales capitalistas de riesgo individuales en su Lista Midas, a quienes ellos lo relacionan con un toque mágico mítico para invertir. La historia del Venture Capital parece ser una narrativa convincente de inversiones audaces y con exceso de rentabilidad.

La realidad es muy diferente. Detrás de las historias de Apple, Facebook y Google,  los números  muestran que son muchos más los riesgos respaldando start-ups que no logran tener éxito, a las que si lo hacen. Los Venture Capital en sí mismos no son los mejores generando rendimientos. Durante más de una década los mercados de valores han superado a la mayoría de ellos, y desde 1999 los fondos de Venture Capital en promedio apenas han llegado al punto de equilibrio.

La industria del capital riesgo no existiría sin los empresarios, sin embargo, los empresarios a menudo se sienten como si estuvieran viajando en el asiento trasero, cuando se trata de lidiar con los Venture Capital. Para alguien que está empezando una start up (o pensando en emprender), los mitos que rodean al Venture Capital pueden ser de gran alcance. En este artículo se desafían algunos de los más comunes con el fin de ayudar a los fundadores de empresas a desarrollar un sentido más realista de la industria y lo que ofrece.

Mito 1: El Venture Capital es la principal fuente de financiación de una Start-up

La financiación a través de Venture Capital (VC) es la excepción, no la norma, entre start-ups. Históricamente, sólo un porcentaje pequeño (menos de 1%) de las empresas estadounidenses han elevado el capital a través de VC. Y la industria  se está contrayendo: después de alcanzar su nivel máximo a finales de 1990, el número de empresas de capital de riesgo activos cayó de 744 a 526 en la década 2001-2011, y la cantidad de capital de riesgo planteado era menos de USD 19 mil millones en 2011, frente a los USD 39 mil millones en 2001, según la National Venture Capital Association (NVCA).

Sin embargo menos VC no significa menos capital inicial. Fuentes de financiación, que no son VC, están creciendo rápidamente y dando a los empresarios muchas más opciones que en el pasado. Inversores Ángel, individuos que invierten cantidades más pequeñas de capital en una fase anterior en la que aparece el fondo de VC, han fundado más de 16 veces el número de las creadas por capitales de VC, y sigue creciendo su participación. En 2011 inversionistas ángeles invierten más de USD 22 mil millones en aproximadamente 65.000 empresas, mientras que los capitalistas de riesgo invirtieron cerca de USD 28 mil millones en unas 3.700 empresas. AngelList, una plataforma en línea que conecta a la creación de empresas con el capital ángel, es un ejemplo del enorme crecimiento en este tipo de financiación. Desde su lanzamiento, en 2010, más de 2.000 empresas han obtenido capital utilizando la plataforma, y nuevas empresas ahora recaudan más de USD 10 millones al mes. (Nota: La Fundación Kauffman es un inversionista en AngelList.)

Otra nueva fuente de inversión de puesta en marcha es el crowdfunding, mediante el cual los empresarios reciben  pequeñas cantidades de capital de un gran número de personas a cambio de recompensas “nonequity” como los productos de la nueva empresa financiada. Kickstarter informa que más de 18.000 proyectos recaudaron casi USD 320 millones a través de su plataforma en el 2012, el triple de la cantidad recaudada en 2011. La aprobación de los puestos de trabajo (Jumpstart Nuestros Negocios Startups) el año pasado prometió apoyar el crecimiento aún más rápido permitiendo que los crowdfunders inviertan a cambio de una participación accionaria y la ampliación de opciones para los inversores que puedan participar.

Mito 2: Los Venture Capital toman un gran riesgo cuando invierten en la puesta en marcha de una empresa

Los VC son a menudo retratados como tomadores de riesgo que apoyan ideas nuevas y audaces. Es cierto que toman un gran riesgo con el capital, pero sus inversiones  muy poco lo reflejan. La participación de los VC en una empresa frente al capital propio de los socios, representa sólo el 1% del total. El modelo de la industria, el ciclo de inversión de largo plazo, y la falta de datos visibles sobre el desempeño hacen a los VC sean menos responsables de su alcance que la mayoría de los inversores profesionales. Si una firma VC invierte en la puesta en marcha de una empresa, se planea para que esa firma tenga éxito. Pero es probable que aun haciendo las cosas muy bien financieramente, el negocio falle.

¿Por qué? Debido a que el fondo de VC estándar cobra una cuota anual de 2% en el capital comprometido durante la vida de la recaudación, que es generalmente de 10 años, se le adiciona un porcentaje de las ganancias cuando las empresas salen con éxito, por lo general por el valor que se adquieran o el valor de salida a bolsa. Así que una empresa que levantó un fondo de USD 1 mil millones y se le cobrará una tarifa del 2%, recibiría un cobro corriente honorario fijo de USD 20 millones al año para cubrir los gastos y compensaciones. Las empresas de VC, usualmente realizan nuevos fondeos cada tres o cuatro años, así que digamos que durante tres años en el primer fondo, la empresa planteó una segunda ronda de mil millones dólares. Eso sería generar un adicional de USD 20 millones en honorarios, por un total de USD 40 millones anuales. Estas comisiones de gestión acumuladas y garantizadas aíslan a los socios de los Venture Capital de retornos pobres porque gran parte de su remuneración proviene de los honorarios. Muchos socios de VC tienen compensaciones del orden de las siete cifras independientemente del rendimiento de las inversiones del fondo. La mayoría de los empresarios no tienen una red de seguridad para hacerle frente a esta realidad.

Otros profesionales de la inversión se enfrentan a menudo a mayor presión de generar rendimiento. Consideremos el caso de los gestores de fondos de inversión, cuyo rendimiento de los fondos  se informa a diario, y cuyos inversores pueden retirar el dinero en cualquier momento, o sustituirlo por los bajos rendimientos; para el caso de los VC, el rendimiento se conoce en última instancia, al final de la vida de un fondo que por lo general es  de 10 años, por lo que los capitalistas de riesgo están libres del nivel de responsabilidad que es común en otros ámbitos de inversión. Ellos toman menos riesgo personal que los  inversionistas ángeles o  los crowdfunders, que utilizan su propio capital. Y todos los inversores toman menos riesgos que la mayoría de los empresarios, que ponen gran parte de su patrimonio y la totalidad de su capacidad de generar ingresos en sus nuevas empresas.

Mito 3: La mayoría de los Venture Capital ofrecen grandes consejos y mentoring

Un terreno de juego común a los empresarios es que los Venture Capital aporta mucho más que solo dinero: ofrece experiencia operativa y de la industria, una amplia red de contactos relevantes, una serie de servicios para empresas de nueva creación, y un sólido historial de invertir con éxito.

En algunos casos, esos recursos no monetarios son realmente valiosos. Pero los capitalistas de riesgo varían enormemente, tanto como empresas y como personas en la cantidad de esfuerzo que ponen en asesorar y asistir a las compañías en cartera. Entre ellos el ser mentor de los CEOs, la capacidad y la calidad del asesoramiento puede variar ampliamente. No hay datos sólidos sobre la entrega efectiva de la industria en esta promesa de mentoría. Pero si se le hace la pregunta a los directores ejecutivos de 100 empresas financiadas por VC, la utilidad de los capitalistas de riesgo, algunos dirían que son fabulosos, algunos dirían que están activos, pero no son una gran ayuda, y algunos otros dirían que hacen poco más allá de escribir cheques. Este último grupo no es necesariamente malo, por supuesto: algunos directores ejecutivos pueden ser felices al omitir la tutoría. Pero para los emprendedores que han comprado la idea de que los capitalistas de riesgo proporcionan mucha ayuda como valor agregado, puede ser una fuente de gran decepción.

La mejor manera de determinar si una entidad de VC o socio aporta recursos distintos del capital es llevar a cabo su propio due dilligence, tal y como lo haría en un chequeo de  referencia en una contratación clave. Hablar con los directores ejecutivos de otras empresas de la cartera de la empresa y preguntar si el socio es accesible, lo mucho que él o ella se suma a sala de juntas y aporta, y si el director general ha recibido ayuda constructiva para hacer frente a los problemas de la empresa. Hay que consultar acerca de los recursos que ofrece la empresa, reclutamiento, etc.

Preguntas clave a considerar frente a un VC: ¿a quién tiene la intención de poner en su board? ¿Es la persona un socio o un asociado? ¿La persona tiene alguna experiencia (u otro portafolio de empresas) en su industria? ¿Cómo muchos otros boards funcionan? Hacer tales preguntas puede parecer de sentido común, pero es sorprendente cómo pocos emprendedores en realidad hacen las llamadas necesarias antes de inscribirse en una relación de largo plazo con un VC. Si una parte de lo que hace atractivo a un inversor es que ofrece experiencia, asesoramiento y servicios, el empresario tiene que confirmar que tanto la empresa como el socio tienen un historial de entrega efectiva.

Mito 4: Los Venture Capital generar retornos espectaculares

El año pasado con colegas de la Fundación Kauffman  publicamos un informe llamado: “Hemos encontrado al enemigo … y él está con nosotros”, documento acerca de la industria de capital de riesgo y sus rendimientos. Se encontró que el rendimiento global en la industria es pobre. Los Fondos de capital riesgo no han superado a los mercados públicos desde finales de 1990, y desde 1997 cada vez es menos el dinero que se ha devuelto sobre sus inversiones a los inversores de VC. Un pequeño grupo de empresas de alto rendimiento hacen generar grandes “tasas de retorno”: al menos dos veces el capital neto invertido, de las tasas. No sabemos que  empresas están en ese grupo, ya que los datos de rendimiento no están  disponibles generalmente y no se reportan consistentemente. El fondo promedio, sin embargo, pierde dinero o quiebra.

Se analizó la experiencia de la Fundación Kauffman al invertir en cerca de 100 fondos de capital riesgo de más de 20 años. Se encontró que sólo 20 de los fondos superaron a los mercados por el 3% y el 5% anual de lo esperado para compensar los honorarios y la falta de liquidez en la que se incurrió al invertir en privado en vez de capital público. Peor aún,  62 de los 100 fondos no pudieron vencer a los rendimientos disponibles en un índice público de pequeña capitalización.

Las inversiones de capital de riesgo son generalmente percibidos como de alto riesgo y alta recompensa. Los datos del informe revelan que aunque los inversores en capital riesgo adquieren altas tarifas, la falta de liquidez y riesgo, rara vez cosecha la recompensa de alta rentabilidad. Los empresarios que están en dificultades cuando los capitalistas de riesgo se niegan a financiar sus empresas sólo necesitan revisar los datos de rendimiento para ver que los capitalistas de riesgo, como grupo, no tienen el toque de Midas para invertir.

Mito 5: En Venture Capital, más grande es mejor

El capital de riesgo en los Estados Unidos  comenzó como una industria artesanal, notable en los primeros años de las inversiones en empresas como Intel, Microsoft y Apple. En 1990, 100 empresas de Venture Capital estaban invirtiendo activamente, con un poco menos de $ 30 millones de dólares bajo gestión, de acuerdo con la NVCA. Durante ese periodo generó fuertes retornos por encima del mercado, y el rendimiento de cualquier inversión era bueno. ¿Qué pasó? Durante el pico del boom de Internet, en el año 2000, el número de empresas activas creció a más de 1.000, y los activos bajo gestión superaron los $ 220.000 millones. El Venture Capital no escala bien. Como en la mayoría de las clases de activos, cuando el dinero sucumbió, las devoluciones cayeron, y el Venture Capital aún no se ha recuperado. El número de empresas y la cantidad de capital han disminuido desde el boom, aunque ambos están todavía muy por encima de los niveles de los principios y mediados de 1990.

Financiación de capital de riesgo es la excepción, no la norma, entre start-ups.

Lo que es cierto para la industria es también cierto para los fondos individuales: Más grande no es mejor. Fundadores de la compañía a menudo sienten que la firma de un acuerdo con una firma VC les presta cachet, al igual que los estudiantes de MBA pueden obtener placer especial del que se ofrece en un puesto de trabajo con una gran empresa bien conocida. Pero la industria y estudios académicos muestran que los descensos en los  rendimiento de los fondos, como el tamaño del fondo aumentan por encima de $ 250 millones. Se encontró que con el VC se financió más de $ 400 millones en la cartera de Kauffman, la cual generalmente no proporcionó retornos atractivos: Sólo cuatro de cada 30 fondos superaron el índice de pequeña capitalización que cotizan en bolsa.

Mito 6: Los Venture Capital son innovadores

Es irónico que las empresas de VC  se posicionan como partidarios, financiadores, e incluso los instigadores de la innovación, sin embargo, la propia industria ha sido desprovisto de la innovación durante los últimos 20 años. El capital de riesgo ha visto un montón de cambios en el tiempo: más fondos, más dinero, los fondos más grandes, la disminución en la estructura de los retornos; y aun asì, en los VC el capital se eleva, y a los socios se les paga igual que hace dos décadas. Cualquier innovación en la financiación de las nuevas start ups, como el crowdfunding y plataformas como AngelList y SecondMarket, ha venido de fuera de la historia de la industria del VC.  Los empresarios tienen más opciones para la financiación de sus empresas, cambiando el balance histórico de poder que se ha inclinado demasiado tiempo hacia los Venture Capital. Los empresarios podrán disfrutar de una vista diferente a medida que avanzan desde el asiento trasero al asiento del conductor en la negociación con los capitales de riesgo. Un grupo emergente de las empresas “VC 2.0″ van a volver a levantar fondos pequeños que se centran en la generación de grandes ganancias en lugar de grandes comisiones. Los bajos rendimientos persistente en la industria, lo cual está causando que los inversores institucionales piensen dos veces antes de invertir en VC. Como resultado, los Venture Capital seguirán desempeñando un importante rol, pero lo más probable es que sea más pequeño, y con un papel en la canalización de capital para la creación de empresas disruptivas.

Una versión de este artículo apareció en la edición de mayo 2013 de la Harvard Business Review.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *