Programa de Desarrollo Emprendedor

Newsletter 8 – Julio 2011

Refinemos la pregunta: ¿cuánto vale mi startup, o cuánto valgo yo?

julio 25, 2011

En una nota publicada el 17 de Mayo, titulada “For Buyers of Web Start-Ups, Quest to Corral Young Talent” [1] el New York Times pone la lupa sobre un nuevo fenómeno que está sucediendo en el particular ecosistema de negocios del Silicon Valley: la compra de startups por parte de los grandes jugadores tecnológicos como Google, Facebook o Zynga, con el objetivo de internalizar a los emprendedores pero no a sus empresas, ni a sus productos…

Según como lo bautizaron algunos blogs estadounidenses, el fenómeno de los “acqhired” (una mezcla entre acquisition, compra de empresas, y hire, reclutamiento de personal) es la forma que encontraron estos grandes jugadores para incorporar dentro de sus estructuras el talento portado por algunos emprendedores, más allá de lo que hagan sus empresas o los productos que hayan desarrollado.

Para los “compradores”, esta tendencia va de la mano de la escasez de recursos humanos calificados ya no solo en los Estados Unidos, sino a nivel global. Según Scott Dettmer, consultor de las empresas involucradas, “la compra de startups es otra manera de satisfacer la necesidad por los recursos humanos calificados”. Así, la guerra por los startups estaría recrudeciendo en el ecosistema el Valle. En este sentido, Mark Zuckerberg, el fundador de Facebook, luego de adquirir al empresa “FriendFeed”, señaló: “Realmente queríamos contar con Bret”, refiriéndose a Bret Taylor, el fundador de FriendFeed. Si bien FriendFeed siguió funcionando, no se hicieron updates ni mejoras en los servicios de la empresa, sino que se buscó resignificar el rol de Taylor, nombrándolo Jefe de Tecnología de Facebook.

Sin embargo, este modelo no cierra en todos los casos. Algunos de los “acqhireds” no logran ser retenidos dentro de las estructuras de las empresas compradoras, y vuelven a crear una empresa por fuera de éstas. Esto tampoco es negocio para las “compradoras”, las cuales terminan perdiendo el recurso por el cual invirtieron.

Más allá de los pros y los contras que este fenómeno reciente presenta sobre las firmas “compradoras” y sus reclutados, estas adquisiciones plantean dos cuestiones principales para los ecosistemas emprendedores de base tecnológica. La primera, cuánto valen, ya no las empresas, sino el capital intelectual y emprendedor portado por sus emprendedores. Y la segunda, la necesidad de estos gigantes tecnológicos de continuar renovándose e incorporando talento y creatividad emprendedora en sus estructuras organizacionales.

[1] Una traducción del título sería "Para los compradores de Startups Web, Búsqueda de Talento Joven"
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *