Programa de Desarrollo Emprendedor

Newsletter 12 – Noviembre/ Diciembre 2011

“Crear empleo es algo que todavía no se aprende en la universidad”

diciembre 6, 2011

En un artículo del New York Times, un norteamericano experto en educación señala las falencias del sistema universitario de Estados Unidos para formar emprendedores. Pero en América Latina, ¿qué papel están jugando las universidades?

“Escribo este texto en una computadora que diseñó Apple, uno de cuyos fundadores fue Steve Jobs, que abandonó sus estudios universitarios. El programa que uso para escribir es creación de Microsoft, que fundaron Bill Gates y Paul Allen, ninguno de los cuales terminó sus estudios”. Con esta frase inicial, el experto estadounidense en educación Michael Ellsberg presenta un provocador texto que fue publicado en el New York Times. En él explica que tampoco los fundadores de Facebook y Twitter llegaron a  graduarse.

El experto identifica algunos factores clave que ayudan a entender esta situación tan peculiar. Por ejemplo, las universidades no enseñan a vender un producto o un servicio,  no desarrollan redes de contacto con mentores, asesores, empresarios o potenciales clientes, no estimulan la creatividad en las aulas -elemento esencial para la innovación- y no alientan a los estudiantes a asumir riesgos sino a eludir el fracaso, para no “ensuciar” el currículum. Algún lector, habituado a tener a las casas de altos estudios del País del Norte como modelo de referencia, puede verse sorprendido ante estas aseveraciones. Sin embargo, abonan un debate muy importante que se está dando en los países desarrollados acerca de la necesidad de crear universidades emprendedoras.

¿Qué papel juegan las universidades en América Latina? Pues bien, en los últimos años han crecido en forma exponencial los cursos de emprendimiento en las universidades latinoamericanas. Primero, fueron las carreras de negocios las que incorporaron tópicos de planes de negocios y de emprendimiento. Y luego, gradualmente, otras disciplinas se fueron sumando.

Hoy, existe un creciente consenso en las universidades de nuestra región respecto de la necesidad de promover el emprendimiento entre los estudiantes. Y no sólo como una alternativa laboral, sino también para el desarrollo de capacidades emprendedoras, cada vez más demandadas incluso para trabajos en relación de dependencia. Es por ello que en los últimos años se han venido desarrollando distintas iniciativas para que la formación emprendedora sea un eje transversal en la formación de los profesionales del futuro. Desde el Prodem seguimos estos esfuerzos, y empumos en esta dirección desde hace más de una década.

Sin embargo, en términos concretos y más allá de estos saludables y paulatinos cambios  ¿qué papel están jugando las universidades latinoamericanas en la formación de los futuros creadores de empleo? Lamentablemente, la región no escapa a las deficiencias del sistema universitario norteamericano detectadas por Ellsberg, sino todo lo contrario. En especial, existe una enorme distancia entre las redes académicas y las redes de negocios, mundos que excepcionalmente tienden a cruzarse, aunque su conexión es vital para el desarrollo de emprendimientos dinámicos innovadores (Kantis y otros, 2004)[1]. Es indudable que no alcanza con que desde ciertos cursos y áreas se promueva el emprendimiento entre los estudiantes. Hace falta un compromiso institucional muy importante con la investigación y desarrollo, y mecanismos claros de apropiación del conocimiento, que generen estímulos para los emprendedores. También, es necesaria una mayor vinculación con el mundo empresarial, con los empresarios jóvenes, con otras instituciones y con otros actores relevantes del ecosistema, tales como las redes de inversores ángeles o de proveedores de financiamiento para nuevos proyectos. Sólo entonces, las universidades de América Latina tendrán mayor impacto en la creación de empresas.

[1] Kantis, H. Angelelli, P. y Moori-Koenig, V.(2004); Desarrollo Emprendedor. América latina y el Contexto Internacional. Editorial Nomos (Colombia) Editorial Temas (Argentina).

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *